martes, 30 de junio de 2009

DRAGONES Y SERPIENTES



Vuela el dragón con ímpetu en el cielo
en verticales ondas poderoso,
la diosa ya tendió su largo velo
escondiendo al dragón bello y monstruoso.

Se arrastra por el suelo la serpiente,
en honda horizontal es cautelosa,
pesadilla tenaz de algún demente,
terror para la rata recelosa.

Dragón ígneo que viene de las nubes
desciende hasta tocar la fértil tierra
o bien hasta rozar mares azules
en busca de su amor, la noble fiera.

La bestia que hacia el cielo se levanta
uniéndose al dragón en su descenso,
juntándose en un beso que me espanta;
formando con su unión el rayo inmenso.

Muestran su dentadura poderosa
en expresión ambigua que hipnotiza.
Ante el peligro, fauce venenosa,
amenaza con forma de sonrisa.

Así miro arrastrarse los reptiles
en el aire, en la tierra y en el fuego.
Llenos de fuerza, ágiles, sutiles;
dotan de gracia al mundo con su juego.

1 – diciembre – 2003

1 comentario:

  1. Me parece una preciosa iniciativa la de tu hermano, esta de presentarnos tu pasión por las letras... Escribes bonito "Manuel", un abrazo, es un honor ser el primero de tus seguidores... Un abrazo. Ignacio Lamborghini.

    PD: Los reptiles, especialmente las serpientes, tienen un encanto especial, nos suelen dar miedo, pero ellas siempre limpian a "los malos"...

    ResponderEliminar